Inventarios y forma de vida de nuestros antepasados

Inventarios y forma de vida de nuestros antepasados


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Gracias a inventarios Establecidos en el pasado por escritura notarial, en el momento de la muerte a menudo prematura de uno u otro de los cónyuges, se nos permite tener una idea muy precisa de la vida de nuestros antepasados. Estos documentos, ricos en detalle, describen sus niveles de riqueza, la historia de sus regiones, las mentalidades de su época, así como sus costumbres, su vida diaria, las relaciones de sus miembros, su lugar dentro de la familia y en la sociedad. sociedad. Nos hacen entrar de lleno en eluniverso de nuestro ancestros !

Procedimientos de inventario

Los jueces y, más a menudo, los notarios se enviaban al sitio del inventario a petición del viudo o viudo. Comenzó colocando precintos en las puertas de monedas y objetos de valor, luego, acompañado de testigos, se encargó de catalogar los bienes y efectos, `` valorarlos '', es decir evaluarlos para fijar el precio. . Para ello sacó su "kit" de escribiente perfecto, hojas de papel oficializadas por un sello, su pluma y su tintero, ceremonia que impresionó al público con la fuerza mágica de la escritura reservada a unos pocos iniciados.

Después de un juramento anotado en el preámbulo del acto denominado "minuta" escrito con letra pequeña y meticulosa, llegó la copia llamada "grasa" hecha con letra más tosca. Según el caso o el entorno, el inventario de mercancías puede durar desde varios días hasta algunos momentos. ¡Estos actos tan descriptivos han permitido a los genealogistas reconstruir en forma de dibujos y modelos, verdaderas minas de oro de información para la historia!

Desigualdades sociales y reciclaje

Este documento le dirá si su antepasado era rico o pobre, dominante o dominado. Existe una gran brecha entre las clases sociales, la primera requiere un grueso catálogo de lujo, cuya deslumbrante enumeración puede dejar a uno soñando, mientras que la segunda, que puede oscilar entre unas pocas líneas y una página, ofrece sólo una observación implacable de la miseria. lamentablemente el más frecuente, con descripciones de lamentables "efectos".

Pero ya fueran ricos o miserables, estos patrimonios enumeraban todos los bienes que los componían, sin omitir el más mínimo objeto, porque para nuestros antepasados ​​(que producían casi todo lo que necesitaban: comida, ropa, herramientas y muebles ) todo tenía valor de rescate incluso en muy malas condiciones. ¡No se tiró nada!

Es por eso que encontramos aquí mencionado un cubo de cobre `` destrozado '', una camisa sucia y rota, calcetines con agujeros, zapatos gastados, una cama carcomida por los gusanos, un banco `` andrajoso '' y un cofre viejo. y fuerte '' gasté '', un buffet '' roto y revuelto '' de lino gastado y remendado (que podría terminar como trapos o venderse a un maestro papelero, o incluso servir como pelusa para los heridos de guerra)

Asimismo, se evaluaron unos sacos de nueces secas, tres palas rotas, una fanega de cenizas (que podrían usarse para lavar), animales de granja (calificados como muebles vivos) o un montón de estiércol. En todas partes, el lino, el cáñamo y la lana, así como las existencias de plumas, abundaban en estos inventarios.

Falta de color signo exterior de pobreza

En círculos modestos, el teñido era muy raro debido a su alto precio, razón por la cual los textiles solo ofrecían tonos apagados a la vista. A menudo se describían cortinas, colchas, ropa: el color de las hojas muertas, el color del suye (hollín) o el color del humo. Para el vestido de novia, el rojo más loco, el azul índigo o el amarillo azafrán seguían siendo prerrogativa de los ricos, mientras que la mayoría de las mujeres se conformaban con su boda con el tono más barato: el negro, usado durante mucho tiempo por nuestros antepasados.

El sabroso galimatías de los archivos

A mée à patte = una miga para amasar la masa para hacer pan

Una feria de droguerías, otra en moucheton = un leotardo (corpiño) de tela común más otro de tela jaspeada

Un cuerpo poulangy = corpiño hecho de una tela de cáñamo y lana

Un lodier relleno de fillasse = edredón relleno de cáñamo sin hilar

Un osario = tina de salazón de madera de haya

Una caldera de aire y un tripier = un caldero de bronce o latón y un trepier

Una obra con sus cohetes = telar con sus husillos

Un ferry enterrado de coutty = bolster (junto a la cama o durmiente) en su funda que hace tictac

Dos tablas de manipulación = carros de estiércol

Una totora de nogal charlit = una cama con dosel

Una subida antigua, que consta de diez peldaños = escalera de diez peldaños

Una custodia y un mantel que sirven como buena grasa = cortina y mantel al lado de la cama

Una prensa con dos cajas = un cofre con dos cerraduras

Dos pequeñas roturas y una palangana de aire = dos cacerolas y una palangana de cobre rojo

Una vieja conejera de roble enorme sin llave ni llave = una vieja conejera de roble sin llave ni cerradura

Un vestido de granada = un abrigo escarlata

Una camilla rodante = una carretilla

¡Otras veces, otros lenguajes descritos en este expresivo inventario! ...

La casa de nuestros antepasados

No todos tuvieron el privilegio de vivir en casas ricas y hermosos castillos. La mayoría de nuestros antepasados ​​vivían en cabañas con techo de paja, casas modestas cubiertas con mantas de paja (de trigo o de centeno) baratas y muy resistentes al mal tiempo, siguiendo las curvas de los marcos. Su único defecto es ser particularmente combustible, los incendios eran frecuentes y podían destruir una aldea entera, llevando a las familias a la pobreza.

Dependiendo de la bolsa o de la región, los techos se adornaban con piedras planas de pizarra o tejas (terracota o madera). Entre los ricos, podría estar coronado por varios elementos finales o veletas reservadas durante mucho tiempo para los nobles porque se consideraban signos de autoridad y poder.

Los muros muy gruesos eran de piedra, barro o adobe, sostenidos en la Edad Media por columnatas de madera (entramado de madera). En Beauce y Normandía, durante mucho tiempo se hicieron de bauge, una mezcla de tierra arcillosa, paja o heno y estiércol de vaca, rociada con agua, pisoteada o amasada con una pala. Las escayolas raras se reservaron para las paredes de las iglesias (encaladas).

Las estrechas y escasas ventanas con marcos de madera rara vez estaban provistas de cristales y no siempre se abrían (no fue hasta el siglo XIV cuando Philippe Cacqueray, fundó la primera cristalería con cristales en el vexin normando). , su enorme abertura se cerró con un '' tirante '' (contraventana de madera maciza pesada) o se protegieron con hules, pieles de animales y hasta el siglo XVIII con papel de malla engrasado.

Protecciones para el hogar

La puerta, realizada con gruesos tablones de madera y tachonada con clavos de hierro, su umbral (o su `` escalón '') y en la parte superior su dintel, gran pieza de madera o piedra plana gruesa grabada con alguna inscripción votiva o simbólica (corazón, pan, corona torcida, flor, cruz o custodia) constituían una protección contra la plaga de los pueblos de guerras que saqueaban las casas, violando y matando descaradamente, el mal tiempo, y los asaltos sobrenaturales provocados por las omnipresentes brujas y brujas en un mundo donde uno siempre estaba dispuesto a justificar lo inexplicable por una intervención de Satanás o de uno de sus "lugartenientes". La desconfianza estaba a la orden del día contra los individuos que pasaban, cuyo lenguaje incomprensible y diferentes disfraces podían constituir rápidamente una amenaza, hechizando la casa y el ganado. Frente a todo esto, nos rodeamos de estatuas de santos, dibujo de un árbol de la vida destinado a desviar la muerte, múltiples cruces, o de un "óculo" colocado encima de la puerta, enrejado con doble llave. clavija llamada "nudo de las brujas". Tallados en piedra o en la madera del entramado según la región, estos símbolos, que fueron llamados Runas, fueron repetidos de siglo en siglo por los albañiles, herencia de un alfabeto muy antiguo de los pueblos del Norte.

Diferentes ritos completaban estas supersticiones: se suponía que los cuernos de una cabra, una cabra o un carnero protegían el mal de ojo. El umbral podría estar rociado con la sangre de un gallo o una cabra, según una tradición probablemente pagana, o sembrado con hierbas que supuestamente protegen a las personas con poderes dañinos. Era tradición que la primera piedra de la casa fuera inaugurada por el más joven de sus habitantes y tuviera grabada su fecha y nombre. La seguridad era una preocupación constante porque, como decíamos, "¡quien no tiene seguridad no tiene bien"!

Tocar la puerta

Usando una aldaba (anillo decorado con una figura de bronce) o un simple martillo golpeando la cabeza de un clavo, ¡toquemos la puerta! ¿Nos comunicaremos contigo? Sí, porque siempre había alguien en casa, con ricos como con pobres, donde vivíamos en gran número, con familias, con aprendices o sirvientes según el caso. En el campo, la mujer casi nunca salía de la finca asegurando el hogar, las comidas, la educación de los niños, el mantenimiento del jardín (este principio fue establecido y aceptado) solo los hombres trabajaban en el campo, iban a las ferias. y mercados, en el molino o en la fragua. En cuanto a los ancianos, eran los guardianes del hogar, vigilando el fuego y la olla donde hervía el "fricot". No existía un hogar de ancianos y todos tenían su función y su propósito.

Iluminación del hogar

Las ventanas apenas dejaban pasar el día en la casa humeante (las chimeneas tiraban mal) la penumbra era el lote común de las chozas. ¡Era necesario encender porque vimos allí '' caer ''! La lámpara de aceite tenía serios inconvenientes de atención y limpieza constantes, mantenimiento de la mecha, a menudo hecha de cáñamo o lino retorcido, el aceite muy gravado seguía siendo caro.

Preferimos antorchas, hechas de cáñamo rodeadas de resina para el exterior, en el interior usamos juncos empapados en grasa que se queman en "juncos".

Las velas más caras podían ser de cuerno de los "combers-tabletiers" o de sebo obtenido de grasa de vaca o de cordero sobre el que los carniceros tenían el monopolio antes de tener que entregarlo a los candeleros. Era necesario luchar contra los fraudes de ciertos fabricantes turbios sin dudar en mezclar con las grasas `` nobles '' la grasa de cerdo que se sabe que produce un humo negro y pestilente. Los campesinos solían fabricar sus propias velas y sebo, derritiendo grasa de res en un caldero para eliminar las impurezas.

Entre las más ricas, las velas de cera de abejas ofrecían una luz agradable e inodoro, distribuidas por los numerosos comerciantes de velas cercanas a las iglesias porque el clero quemaba grandes cantidades. Luego vino la vela, originaria de la localidad marítima de Béjaia en Kabilie, que exportaba cera de excelente calidad. La difusión del algodón te permitirá trenzar mechones que no necesitan ser soplados.

Ritmos de vida

Así, la vida de nuestros antepasados, desde el amanecer hasta el atardecer y según las estaciones, estaba regulada por el sol. En la Edad Media, las calles se transformaron en formidables gargantas al caer la noche hasta que Philippe le Bel se preocupó por la iluminación nocturna que tardará mucho en instalarse en las grandes ciudades de Francia que requieren múltiples edictos y ordenanzas.

A partir del siglo XIX, varias fuentes de iluminación se sucedieron desde el petróleo al petróleo y luego a la electricidad con la invención en 1879 de la bombilla eléctrica. La bombilla fue, cuando apareció por primera vez, considerada un objeto casi mágico, en referencia a la bombilla sagrada, con la que fueron coronados los reyes de Francia.

La mayoría de nuestros antepasados ​​quedaron satisfechos, durante la noche, con la luz del hogar donde la combustión de diferentes materiales (madera, estiércol, turba) era en última instancia la principal fuente de iluminación.

Desde nuestro confort cada vez más eficiente en el siglo XXI, ¿podríamos imaginar la vida cotidiana de nuestros antepasados? ¿Ves una gota?

Fuentes

- Vayamos a nuestros antepasados ​​de Jean-Louis Beaucarnot. J.C Lattès, noviembre de 2010.


Vídeo: Necesitamos una #LeyDeCambioClimáticoYA


Comentarios:

  1. Dit

    Qué tema tan útil

  2. Stearc

    En lugar de criticar, escriba las variantes.

  3. Carmine

    Me suscribo a todo lo anterior.

  4. Goshura

    Creo que esa es la buena idea.



Escribe un mensaje